Por Mercè Francisco, Departamento de Comunicación de Winterman

En los últimos años ha habido un repunte en el fraude al seguro, por lo que las compañías aseguradoras se han visto con la necesidad de fortalecer los procedimientos contra las prácticas ilícitas que tanto dañan su economía.

Desde Winterman participamos activamente en la lucha contra el fraude al seguro, investigando aquellos casos más conflictivos y susceptibles de estar cometiendo fraude. Gracias a dicho trabajo las aseguradoras recuperan 48 euros por cada euro invertido en la investigación del fraude, según datos publicados recientemente por ICEA y extraídos a partir de los datos aportados por 38 aseguradoras.

¿Qué es el fraude al seguro?

El fraude al seguro se produce cuando se realiza una reclamación indebida o exagerada, con el fin de enriquecerse a costa de la compañía aseguradora.

Fraudes más comunes

Según los datos presentados por ICEA, los fraudes de pequeños importes, no superiores a 500 euros,  han sido los que más han aumentado, llegando hasta el 38% de los casos en 2017, cuando en 2011 estos casos representaban solo el 29%. La mayoría de las veces el fraude no profesional se manifiesta con una exageración de las lesiones físicas o bien con un incremento de los daños o pérdidas materiales con el objetivo de tener una indemnización económica más elevada.

El fraude no profesional convive con el fraude organizado, redes delictivas que están bien estructuradas y que se dedican profesionalmente a la simulación de siniestros, sobretodo en el sector del automóvil, con el único fin de conseguir ingresos económicos.

Tipos de fraude

El tipo de fraude que se intenta cometer también varía en función del tipo de seguro contratado. En el seguro al automóvil, el fraude más habitual es el de las reclamaciones desproporcionadas (38,5%), seguido por la ocultación de lesiones o daños preexistentes (19,5%). En los seguros clasificados como diversos, los casos más habituales suelen ser los siniestros simulados (28,1%), mientras que en los seguros personales, es la ocultación de lesiones o daños preexistentes (52,2%) y en otros, las reclamaciones desproporcionadas (46,2%).

Lucha contra el fraude y el retorno de la inversión

La investigación profesional en los siniestros es la manera más efectiva que tienen las compañías aseguradoras para detectar los casos de fraude y frenar las pérdidas económicas. Gracias a la investigación profesional las compañías pueden recuperar 48 euros de cada euro invertido en la detección del fraude. En Winterman, contamos con más de 40 años de experiencia en la investigación del fraude al aseguro, nuestros profesionales contribuyen con su trabajo en la detección de prácticas ilícitas y ayudan a esclarecer aquellos siniestros que presentan información contradictoria, documentación falsa, lesiones inexistentes o daños materiales exagerados o inexistentes.

Datos facilitados por ICEA, Servicio de estadísticas y estudios del sector seguros en España.

Servicios de investigación corporativa de Winterman:

  • Fraude asegurador
  • Fraude financiero
  • Ratificación judicial de informes de investigados
  • Obtención y tratamiento de evidencias

 

Haz click en la imagen para descargar el artículo:

Artículos relacionados